Quesillo


Algo me pasa con el queso
y es que cuando veo la palabra, allá que me voy.
Y en esta receta hay engaño,
porque de queso no tiene nada.
Es una versión del flan de huevo de toda la vida,
pero substituyendo la leche y el azúcar
por leche condensada y sólo con yemas.
Me ha gustado mucho. La repetiré. Pero muy de tanto en tanto...

Ingredientes
100 g de caramelo líquido
370 g de leche
370 g de leche condensada
6 yemas de huevo
800 g de agua

Elaboración
1.- Caramelizar un molde de aluminio de 1 litro de capacidad, aproximadamente.
2.- Introducir en el vaso las dos leches y las yemas. Mezclar durante 10 segundos en velocidad 3,5. Poner la mezcla en el molde y taparlo con papel de aluminio, cubriéndolo, a su vez, con unas hojas de papel absorbente de cocina. Colocarlo en el recipiente varoma y tapar.
3.- Añadir el agua al vaso, colocar el varoma en su posición y programar 45 minutos, temperatura varoma, velocidad 2.
4.- Dejar enfriar antes de desmoldar.

Comentarios

  1. Quina maneta mes dolçeta!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Caramelo líquido y leche condensada, que rico debe estar, pero cómo dices para repetir de tanto en tanto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.